CCOO valora positivamente el primer año de la entrada en vigor de la ‘ley rider’ pese al boicot de algunas grandes empresas del sector, pero considera que es urgente que se amplíe a todos los trabajos de plataforma

El 12 de agosto se cumple un año de la entrada en vigor del Real Decreto-ley 9/2021, conocida como ley rider. Transcurrido este tiempo, desde CCOO de Cataluña consideramos que está teniendo un impacto positivo. Esta ley, pionera en la regulación del trabajo en plataformas digitales a nivel europeo, ha sido el resultado de una larga lucha sindical, de las denuncias colectivas de los repartidores a domicilio y del diálogo social. Sin duda, la normativa ha supuesto un punto de inflexión en positivo, en términos de reconocimiento y ejercicio de los derechos laborales especialmente en las empresas de plataforma de reparto.

La presunción de la laboralidad de los repartidores que trabajaban como falsos autónomos está siendo fundamental para su contratación efectiva, que se está llevando a cabo de manera progresiva. Esto significa su incorporación al régimen general de la Seguridad Social como trabajadores por cuenta ajena, dentro del marco legal que les corresponde, lo que se traduce en derechos, salarios y condiciones pactados en convenios colectivos, en protección social, así como también en incorporación a la Ley de prevención de riesgos laborales y a los planes de igualdad.

La laboralización de los riders está generando otras conquistas pioneras en el sector de las plataformas digitales, que hasta hace poco se pensaban casi imposibles: organizarse sindicalmente y elegir a sus representantes legales. El caso paradigmático lo encontramos en Glovo Groceries, donde los trabajadores de sus siete supermercados en Barcelona, tras una huelga exitosa y la contratación de la plantilla, y mediante el acompañamiento y el asesoramiento de CCOO de Cataluña, celebraron el pasado mes de junio las primeras elecciones sindicales. Como RLPT ya pueden negociar con la empresa la mejora de sus condiciones laborales y el fin de las injusticias y la explotación que estaban sufriendo, así como exigir ser informados por la empresa sobre los algoritmos, gracias a la modificación del artículo 64 del Estatuto de los trabajadores previsto en la ley.

Glovoccoo

Sin embargo, la velocidad y el alcance de la aplicación no se están dando de acuerdo con lo esperado y con lo que se necesita. Por ello, desde CCOO exigimos que, de manera urgente, se refuerce la Inspección de Trabajo y se dote de recursos suficientes para combatir las prácticas fraudulentas de empresas que siguen sin cumplir la ley. Estas empresas no solo continúan trabajando únicamente con falsos autónomos, sino que, además, se inventan fórmulas empresariales perversas, como por ejemplo que los repartidores emitan dos facturas, una en el restaurante y otra en el cliente final. Otras empresas están externalizando a los repartidores a través de la ETT y de empresas multiservicios.

Finalmente, consideramos que ante la proliferación de un gran número de plataformas digitales que ofrecen una multitud de servicios, es necesaria la ampliación de la ley rider a todos los sectores. La presunción de laboralidad en otras plataformas digitales, donde la relación entre prestador de servicios y la app está controlada y planificada por la empresa, es de carácter fundamental y urgente para evitar, sobre todo, la tendencia de seguir precarizando aquello que ya era precario ante la desprotección, la desregulación y la total externalización de costes y riesgos laborales.

Oficina de Prensa de CCOO de Cataluña

Barcelona, 10 de agosto de 2022