CCOO y UGT de Cataluña lamentamos una vez más la improvisación del Gobierno de la Generalitat y la falta de diálogo social, y valoramos como insuficientes las medidas urgentes aprobadas por el Gobierno de la Generalitat para afrontar el encarecimiento del coste de la vida y la crisis energética

El Gobierno de la Generalitat ha anunciado hoy un paquete de medidas para afrontar el encarecimiento del coste de la vida y la crisis energética. Se trata de un paquete de medidas de casi 300 millones de euros para ayudar a familias vulnerables, jóvenes, sector primario y empresas catalanas. Desde UGT y CCOO de Cataluña lamentamos, una vez más, la improvisación del Gobierno de la Generalitat, que presenta medidas que, a pesar de suponer una mejora, no paliarán la situación de subida de precios que amenaza especialmente a las personas con salarios y pensiones más bajos, y las que dependen de prestaciones y subsidios.

Lamentamos la falta de voluntad del Gobierno de establecer consensos con los agentes económicos y sociales del país. Hace meses que se convocó el Consejo del Diálogo Social, y CCOO y UGT hemos hecho propuestas concretas. Hay que impulsar el diálogo social como herramienta de participación para desarrollar las medidas de escudo social y de mejora de la actividad económica para continuar con la creación de empleo de los últimos meses. Por eso reclamamos un proceso de diálogo social efectivo en el marco de la construcción del presupuesto del 2023.

Se necesitan medidas concretas y urgentes que den una respuesta global a la situación de vulnerabilidad y desigualdad que sufren miles de catalanes y catalanas. Cataluña ve como la pobreza crece y la inflación hace incrementar el número de familias que no llegan a final de mes y el Gobierno sigue sin abordar medidas que solucionen de raíz el problema, como son:

  • El incremento del IRSC (indicador de renta de suficiencia de Cataluña) un 9 %, como indicador transversal de referencia para determinar, entre otros, la cuantía del RGC (renta garantizada de ciudadanía). El IRSC lleva congelado desde 2010 y ya ha sido superado en cuantía por el IPREM, que es el indicador equivalente de carácter estatal, cuando el nivel de vida en Cataluña es más caro.
  • La ampliación de la cobertura de la renta garantizada de ciudadanía. La introducción del IMV (ingreso mínimo vital) debería permitir ampliar el número de beneficiarios y beneficiarias de las rentas mínimas en Cataluña e incrementar la cuantía de las ayudas.
  • Un bono social para suministros en función de los ingresos de la unidad familiar por debajo de un umbral concreto que complementara los 200 euros del Estado.
  • Complementar las bonificaciones al transporte público urbano e interurbano hasta la gratuidad para garantizar la igualdad de trato en toda la red catalana, ferroviaria, de metro y de buses. 
  • Una reforma fiscal. Es el momento de una revisión de los beneficios fiscales del sistema. Hay que adecuar la parte autonómica del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) de manera que se reduzca el peso del importe a las rentas más bajas y se aumente a las rentas más altas.

Y, finalmente, en cuanto al paquete energético, hemos defendido en el Pacto nacional para la industria la necesidad del impulso a la transición energética y la generación de renovables, ya que es un tema urgente, por el retraso que se lleva a Cataluña. Algunas de las medidas anunciadas ya están previstas en el pacto, como el biogás, la rehabilitación y el autoconsumo, así como otras que habrá que seguir impulsando, en especial el marco normativo que depende del Gobierno y que habrá que consensuar.

Podéis escuchar aquí las declaraciones de nuestro secretario general, Javier Pacheco, sobre el tema: