Desde CCOO denunciamos l’incremento de la inseguridad y agresiones en los aparcamientos públicos de la ciudad de Barcelona

CCOO denuncia una nueva agresión a una persona trabajadora. Esta vez , la víctima pertenecía a una empresa externa de limpieza en  el aparcamiento Municipal del Foro. La víctima fue golpeada y arrastrada por el suelo. Afortunadamente, unas personas presenciaron los hechos y fueron a socorrerla para impedir el que podía haber acabado en tragedia.

La dirección de BSM, la empresa pública del Ayuntamiento de Barcelona, tiene que tomar medidas urgentes respecto a la última agresión. CCOO exige a la empresa que actúe con responsabilidad y garantice la seguridad de las personas usuarias, así como de todos los trabajadores y trabajadoras, independientemente de que se traten de contratados directos o de personal de una empresa subcontratada.

Es incomprensible que un aparcamiento municipal como el Foro, el más grande de BSM, esté permanentemente sin vigilancia de seguridad, ni personal del aparcamiento. La semana pasada, las instalaciones estuvieron 48 horas sin luz y los abonados tuvieron que aparcar los vehículos en completa oscuridad, con el peligro de agresión, accidentes e inseguridad que esto comporta. Continuamente se producen robos de automóviles, parkings con asistencia en remoto, con cámaras averiadas, ausencia de personal, etc. Esta es la tónica general que impera en los aparcamientos públicos de la ciudad.

Desde CCOO hemos instado en repetidas ocasiones la comparecencia del responsable de seguridad de BSM, el cual no ha dado nunca explicaciones. La dirección y el servicio de prevención de la empresa, ante nuestras demandas, no ha movido un dedo porque este “responsable” nos dé respuestas  y soluciones. Esta dirección, con su silencio, reafirma el poco que le importa la integridad de las personas trabajadoras y usuarias, y su seguridad.

Desde CCOO hace tiempos que denunciamos el deterioro y el abandono de los aparcamientos y la preocupante falta de personal y los problemas de carga de trabajo y seguridad que esta política empresarial de bajo coste provoca, pero la dirección mira para otro lado. Nos preguntamos cuántos robos y agresiones tienen que ocurrir porque pongan solución.

No podemos aceptar que la dirección se esconda detrás de los argumentos de inseguridad ciudadana y que deje en manos exclusivas de la seguridad pública (Guardia Urbana y Mossos) la protección y la salud de las personas trabajadoras y usuarias en el interior de los establecimientos públicos.