El Comité de Empresa de Rosanbus, SL, convoca huelga los días 24 de noviembre y 1 de diciembre

Los trabajadores y trabajadoras de ROSANBUS han votado en asamblea, con una mayoría muy amplia, convocar huelga con paradas parciales el días 24 de noviembre y 1 de diciembre, en los horarios desde las 7 horas hasta las 10 horas y desde las 16 horas hasta las 19 horas de cada día.

Las personas trabajadoras denuncian la nueva política puesta en marcha por la dirección de la empresa, de apertura exagerada de expedientes disciplinarios que afectan principalmente conductores y conductoras de autobús, y que desde principios de año se produce de manera desmesurada  e incrementada, respecto de años anteriores (más de un 300%).

Los expedientes sancionadores se aplican ahora con las sanciones máximas, por causas que su difícilmente evitables por los conductores en su trabajo diario de conducción, como los incidentes leves de tráfico (veces con el bus) y otras incidencias que no han sido originadas por incumplimientos de las normas de tráfico. Estas incidencias su inherentes a la misma tarea de conducción y por las difíciles y estresantes condiciones a las cuales están sometidas estas personas en la prestación de su servicio, que se agravian ahora por la actitud coercitiva de la empresa.

Por otro lado, la plantilla reclama soluciones a la carencia de vehículos de la empresa, que provoca multitud de incidencias en el servicio, entre otros, que no se pueda cumplir con el 100% de los servicios diarios o que estos se den muy deficientemente.

La necesaria renovación de buena parte de la flota mas antigua no se está produciendo. La empresa se ha instalado en una política de la provisionalidad, dotándose de vehículos “provisionales” que no reúnen las condiciones de accesibilidad obligatorias para personas con movilidad disminuida, o que tienen asientos en mal sido o se averían frecuentemente. Algunos de estos vehículos tendrían que quedarse al taller, pero no existen vehículos de repuesto. Esta situación obliga a retirar vehículos de unas líneas para cubrir la carencia a otros, lo cual atrasa la frecuencia de de los autobuses.

Los convocantes manifiestan que, los últimos concursos del Área Metropolitana de Barcelona (CON) para la adjudicación de las líneas de autobús urbano del Baix Llobregat han derivado en una subasta a la baja que tiene como consecuencia que las empresas de transporte colectivo de viajeros ofrezcan presupuestos que bordean la temeridad y que buscan obtener sus márgenes de beneficios en los recortes de las condiciones laborales de las personas trabajadoras y en la baja calidad del servicio prestado a la ciudadanía.

Así lo hemos podido constatar en las recientes adjudicaciones de las líneas de autobús de Mohn al nuevo operador Avanza o las de la antigua Oliveras a la UTE de Monbus-Julià, que han provocado las airadas quejas de usuarios y asociaciones cívicas por las continuas averías, retrasos y deficiencia de vehículos y del servicio prestado en general, además de los continuos conflictos con trabajadores y trabajadoras.

El CON se encuentra a las puertas de reiniciar el concurso para la adjudicación de las líneas de Rosanbus, SL, a la Hospitalet y otros municipios y, desgraciadamente, las personas conductoras de Rosanbus comprobamos que nuestra empresa parece haber tomado el mismo camino de la competitividad a través de la precariedad.

Es por estos motivos que los trabajadores y trabajadoras de ROSANBUS estamos obligados a ir a la huelga, en defensa de un trato justo y no coercitivo por parte de la empresa y de nuestras condiciones laborales, así como en defensa de los intereses de las personas usuarias, con el ánimo de ofrecer un servicio de calidad.