En defensa de la lengua catalana y por la promoción de su uso social

Documento elaborado por el Seminario Salvador Seguí de la Fundación Cipriano García y aprobado por la Ejecutiva de la Comisión Obrera Nacional de Cataluña

“Os llamo a amar el lenguaje ya amar y defender las lenguas, su unidad profunda y el abanico magnífico de su diversidad. Porque quizás no somos más que lenguas y cuando se pierde una perdemos una parte esencial de nosotros mismos. Y cuando alguien hace para borrar todas las lenguas menos la suya nos quiere hacer menos humanos y va de pie, en un camino sin retorno, hacia el mundo inhumano del silencio.”

Jesús Tuson, El lujo del lenguaje

“El derecho del pueblo de Cataluña al respeto de su cultura y su lengua; el derecho a autogobernarse y regir sus propios destinos, que le permitan emprender las vías de su propio desarrollo, sólo serán plenamente alcanzados en el marco de la más amplia libertad y democracia.”

Cipriano García, 1970

La posición histórica de CCOO de Catalunya

CCOO de Catalunya ha sido siempre un espacio de encuentro de trabajadores y trabajadoras, nacidos aquí y venidos de todas partes, que hemos compartido intereses y un fuerte vínculo social. Esto ha hecho de CCOO, primer sindicato de Cataluña, un factor de cohesión y de articulación de consensos de la sociedad catalana a lo largo de los años, contrapesando, en función de las posibilidades, opciones políticas que han jugado históricamente con propiciar roturas entre las personas que habían nacido en Cataluña y las que se han incorporado después.

Un elemento importante en esta apuesta por la cohesión ha sido el compromiso de CCOO con la recuperación del catalán como lengua propia de Catalunya. Entendimos que la recuperación de las libertades y las instituciones democráticas y la construcción de los derechos sociales y laborales de toda la ciudadanía estaban vinculados a la normalización de la lengua catalana, que, en el momento de la organización de las Comisiones Obreras, era fuertemente perseguida, negada y excluida de muchos ámbitos.

Las personas que tenían como lengua familiar el catalán eran ya bilingües porque el sistema educativo, los medios de comunicación y la Administración usaban exclusivamente el castellano, lo que forzaba una inmersión en esta lengua. Había que las personas que tenían como lengua familiar el castellano también fueran bilingües, para trenzar la convivencia e igualar las condiciones de acceso a toda la realidad económica, social y cultural. Ésta era la opción de máxima igualdad, respeto, ejercicio de derechos y cohesión para toda la ciudadanía. Había que promover el bilingüismo, es decir, que todo el mundo pudiera usar ambas lenguas, compensando el déficit de conocimiento y uso de la lengua catalana, y considerándolo como un derecho y una oportunidad.

En esta línea, CCOO participó en los consensos a favor de la escuela catalana, que no separa al alumnado por lengua familiar, ya favor de la inmersión en lengua catalana como metodología escolar para conseguir su conocimiento generalizado y el bilingüismo real al terminar la escolarización obligatoria.

CCOO consideró que las administraciones debían garantizar el conocimiento y el uso de la lengua catalana, y así se les debía exigir. Pero, además, a nuestro juicio, las entidades y organizaciones también tenían responsabilidad en esta cuestión, así como el deber cívico de promover el uso de la lengua catalana. CCOO de Catalunya ejerció esta responsabilidad y, desde muy temprano y hasta ahora, ha elaborado materiales en catalán que permitieran su uso en las relaciones laborales y en la actividad sindical. Ha trabajado para hacer publicaciones en catalán, ha formado a miles de sindicalistas y aún a muchas más personas trabajadoras. Ha colaborado con el TERMCAT, centro de terminología de la lengua catalana, para procurar que las recopilaciones especializadas de términos incluyeran las expresiones de la realidad del mundo del trabajo y, muy especialmente, de las mujeres trabajadoras. Ha contribuido a construir cultura y memoria compartida.

Luchábamos contra el franquismo, éramos una organización nueva y queríamos construir una sociedad con derechos, con bienestar, con empleo de calidad, con educación inclusiva, con vivienda digna, con servicios públicos. Siempre hemos pensado que las políticas de promoción del uso de la lengua catalana son políticas de ampliación de los derechos sociales de ciudadanía y que la generalización de los niveles de bienestar refuerza la cohesión y complicidad en el uso de la lengua propia. Es bueno y es noble conservar una lengua por el legado que nos aporta, pero, para extender su uso, es necesario además disfrutarla en la convivencia y en la creación de conocimiento, de cultura y de arte. Debe ser la materia del pensamiento que nos permite construir un futuro.

Mediante este documento, CCOO de Catalunya se propone actualizar su posición y propuestas en defensa de la lengua catalana y por la promoción de su uso social.

Sobre las lenguas

El lenguaje es patrimonio común de la especie humana. Todas las criaturas humanas aprenden al menos una lengua, más o menos a la misma edad, simplemente viviendo inmersas en su comunidad. No hay lenguas más fáciles o más difíciles, mejores o peores, sino que cada una contiene la huella de la historia de un grupo humano, es funcional en su cotidianidad, vehículo de sus saberes, articuladora de sus esperanzas. Las lenguas nos permiten entendernos, cooperar, crear comunidad.

Aprender más de una lengua no es un problema para los cerebros humanos, al contrario. Cada lengua que se aprende facilita el aprendizaje de otras lenguas y no resta otras capacidades intelectuales, sino que las potencia.

Las lenguas vivas evolucionan para hacerse funcionales en cada contexto y actividad humana. Se mezclan con otros, incorporan palabras para nuevas formas de pensar, de trabajar, de relacionarse. Toda generación crea expresiones propias; cada tecnología que incorporamos en las vidas, también. De la misma forma que también busca expresiones propias cada forma en que reorganizamos o queremos reorganizar las relaciones sociales. Las gramáticas y los diccionarios no son la lengua, procuran describirla para ayudar a su uso. La lengua es siempre la lengua efectivamente hablada o escrita.

La situación actual de la lengua catalana

¿Se ha logrado el bilingüismo —es decir, el uso de ambas lenguas— que deseábamos para la sociedad catalana? ¿Cuál es ahora la situación de las lenguas en Cataluña? Hay que analizarlo haciendo una aproximación lo más cuidadosa posible, con el uso de datos contrastados, y usando términos claros y bien definidos.

La Ley de normalización lingüística de 1983 y las políticas que la desarrollaron designaron como núcleo central al sistema educativo. La escuela recibió el encargo de asegurar el conocimiento de la lengua catalana. La ley, que se aprobó sin ningún voto en contra y una abstención, contenía tres líneas de consenso esenciales: la escuela no debía separar al alumnado por lengua de origen, debía garantizarse que al final del escolaridad obligatoria se alcanzaran conocimientos suficientes y equiparables de catalán y castellano, y se adoptaba la inmersión lingüística como principio metodológico, aproximando las condiciones escolares a las condiciones naturales de aprendizaje de las lenguas.

Los resultados escolares actuales muestran que estos objetivos se cumplen de forma razonable. Al finalizar la escolaridad obligatoria, los conocimientos de catalán y castellano son equiparables, a la vez que son muy similares al nivel de castellano del resto del Estado y similares al resto de las materias escolares. Que los resultados sean equiparables no significa que sean excelentes, mostrando así las evaluaciones disponibles. La sociedad catalana aspira a mejorar el conjunto de sus resultados educativos

¿Ha bastado, pues, la acción normalizadora de la escuela catalana?

La Encuesta de usos lingüísticos de la población de Cataluña (2018) se repite cada cinco años desde 2003 y, por tanto, nos permite ver la evolución del conocimiento y el uso del catalán. Los resultados de la encuesta muestran una mejora continua, pero a la vez insuficiente del conocimiento del catalán.

Catalunya ha recibido en los últimos veinte años a 1,5 millones de personas inmigrantes que no conocían el catalán, y un grupo significativo tampoco sabía el castellano. El esfuerzo de formación debía ser muy grande, pero le faltó ambición, sobre todo en el mundo del trabajo. El 94,4 % de la población de Cataluña entiende el catalán, el 81,2 % lo sabe hablar, el 85,5 % lo sabe leer y el 65,3 % lo sabe escribir. El Instituto de Ciencias Políticas y Sociales (UAB) publicaba una encuesta en 2020 que segmentaba los resultados por edad. El 96,3% de las personas nacidas después de 1976 afirmaban que sabían escribir catalán y castellano.

Pero una cosa es saber catalán y la otra, utilizarlo. Las cifras muestran que el catalán se utiliza en Cataluña menos que el castellano y que un 18,5% de la población utiliza otras lenguas.

A pesar de que el número absoluto de personas que hablan el catalán como lengua inicial (sólo catalán o conjuntamente con el castellano) ha crecido, la presencia porcentual es menor debido al incremento de población recién llegada ya la transformación global de los hábitos de consumo cultural o comunicativo y de ocio asociados a Internet.

CCOO considera que la política lingüística de los sucesivos gobiernos de la Generalidad se ha centrado excesivamente en el sistema educativo. El mundo de la cultura ha tenido, sin duda, un papel importante, pero no se ha promovido ni aprovechado lo suficiente. Los medios de comunicación públicos y privados en catalán han tenido, asimismo, un papel relevante en la promoción del uso del catalán, destacando la influencia de los medios audiovisuales, aunque tampoco se ha aprovechado todo el recorrido que había en este campo. Ha sido aún más desperdiciado el mundo del deporte, donde claramente los referentes públicos que hablan en catalán han sido minoritarios.

Veamos algunos datos preocupantes:

  • El Consejo Superior de Evaluación del Sistema Educativo de Cataluña realiza periódicamente un estudio sociodemográfico y lingüístico del alumnado de 4º de ESO. El estudio muestra una realidad demográfica muy compleja, ya que el 10,6 % del alumnado nació fuera de España. Entre el 23% y el 24% de los progenitores del alumnado nacieron en el extranjero. En el contexto escolar de 4º de ESO se constata un retroceso significativo del uso del catalán, tanto en lo que se refiere a la lengua que usa el profesorado para dirigirse al alumnado como la que utiliza el alumnado en las sus relaciones en clase y fuera de clase. Al tratarse de una cohorte de edad muy joven y en el momento de terminar la escolaridad obligatoria, parece prefigurar una tendencia.
  • En las universidades catalanas, la lengua de docencia de los grados sólo es el catalán en el 14,6% de los grados, mientras que el 75,1% se realizan en castellano y el 10,3%, en inglés.
  • Los medios de comunicación ofrecen la mayoría de su oferta en castellano, aunque el catalán tiene oferta de diarios (35%), radios (30%) y televisiones (20%). TV3, el gran producto audiovisual en catalán, ha visto cómo su audiencia bajaba de un 28,4% en 2004 a un 18,2% en 2020. 
  • En 2020 la justicia, en Cataluña, sólo dictó un 7,4 % de las sentencias en catalán.
  • Ninguna de las 33.167 plazas de empleados y empleadas públicos de la Administración central en Cataluña incluía el conocimiento del catalán como requisito de acceso.
  • En el cine, un 3% de las películas comercializadas en Cataluña se doblan al catalán.
  • Los etiquetados y las instrucciones de productos en catalán siguen siendo minoritarias, aunque existe legislación al respecto.
  • El 2,2% de los cómics publicados en el Estado lo son en catalán (casi exclusivamente infantiles), aunque el 95% se facturan en Cataluña.
  • Por lo que respecta a los videojuegos, que tienen más de un millón y medio de usuarios, el 100% incluye el inglés; el 93%, el castellano, y sólo el 9%, el catalán.
  • Por lo que respecta a las redes sociales, estudiando la producción de youtubers e instagramers que editan desde Cataluña, se constata que las visualizaciones totales en castellano multiplican por 400 las que se miran en catalán. El número de suscripciones en castellano multiplica por 160 las catalanas. Las visualizaciones por vídeo en castellano multiplican por 26 las que son en catalán. Y el número de seguidores en las redes de influenciadores que usan el castellano multiplica por 17 quienes tienen el catalán como lengua principal. Incluso ponderando los números en relación a las dimensiones de las audiencias potenciales, el uso del castellano dobla o triplica el uso del catalán en todos los parámetros.
  • En cuanto al uso del catalán en los puestos de trabajo, tenemos muy pocos datos contrastados. Un 64% afirma usar el catalán para hablar con compañeras y compañeros de trabajo. No tenemos datos suficientes sobre el uso del catalán en función de los sectores de actividad profesional o las categorías laborales, aunque datos parciales o indirectos hacen pensar que hay diferencias que habría que estudiar para evitar una segregación múltiple: laboral, social y lingüística.
  • Los usos del catalán también tienen un mapa geográfico. Las áreas de crecimiento de población tienen una demografía más compleja y, por tanto, una situación lingüística también más compleja.

Deberíamos concluir que las personas que quieren relacionarse en catalán todavía encuentran muchos espacios donde esto es difícil o imposible y, aunque ha habido una evolución muy notable, el bilingüismo completo al que aspirábamos no se ha llegado a construir. Concluimos también que el sistema educativo ha tenido un papel central que, sin embargo, necesita nuevas políticas y nuevos recursos, pero que sobre todo necesita políticas lingüísticas fuera de la educación. Las administraciones, entidades y empresas también tienen responsabilidades que deben asumir. Atraer a nuevos hablantes implica que la lengua sea funcional y esté asociada a valores positivos y de futuro, ya expectativas.

Sobre la utilización de las lenguas en el conflicto político

CCOO se manifiesta absolutamente alejada de las personas y organizaciones que incitan al conflicto lingüístico como herramienta partidista y electoralista, como instrumento de exclusión y de poder. Por el contrario, CCOO considera esencial trabajar para construir consensos, encontrar soluciones racionales y enriquecedoras, caminos de reconocimiento y de igualdad.

CCOO hace bandera del respeto por todas las personas y sus lenguas familiares, con el convencimiento de que la diversidad lingüística de nuestra sociedad es una riqueza y oportunidad, tanto para los intereses individuales como para los colectivos. Todos hablamos las lenguas que hablamos por haber nacido y vivido, como dice el sociolingüista Jesús Tuson, en una de “las comunidades lingüísticas de las que está compuesto el mundo de los humanos (compuesto, no dividido, porque poseer una lengua nos hace inteligentes y nos abre las puertas a otras lenguas). […] Una de las injusticias máximas es la de proscribir a los humanos a causa de su habla”.

La lengua no debe ser ni debe considerarse un instrumento al servicio de un proyecto político ni ningún proyecto político puede autoproclamarse como el dueño de una lengua. Lo dice el sociolingüista Francesc Vallverdú: “No hay dos naciones en Catalunya, una catalanohablante y una castellanohablante, ni blogs sociales o políticos que se correspondan con la lengua. La gente con lenguas familiares catalana, castellana, y cada vez más bilingües familiares, se hablan, conviven, se entienden.”

La primera y principal forma de conflictivización ha sido la judicialización del modelo de escuela catalana. En 1994, un centenar de familias, organizadas desde el PP, iniciaron la ofensiva contra la inmersión lingüística reclamando enseñanza en castellano para sus hijos e hijas. La ofensiva no tuvo eco inmediato entre la ciudadanía ni éxito en los tribunales hasta después de la sentencia del Tribunal Constitucional de 2010. Pero, a partir de entonces, el Tribunal Supremo cambió la doctrina y, en 2011, el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya dictó la primera sentencia que limitaba la inmersión lingüística. Ahora, y desde que Ciutadans azuzó el conflicto lingüístico en clave política, las organizaciones que promueven las denuncias afirman contar con unas 400 familias dispuestas a denunciar, el mayor número de la historia. CCOO no comparte que el poder judicial tome decisiones que corresponden democráticamente a la ciudadanía y que se plasman legítimamente en el Parlament.

Por otra parte, una parte, pequeña pero mediática, del nacionalismo catalán ha abandonado el apoyo al modelo de consenso de 1983. Hace tiempo que se suceden declaraciones que reclaman "superar" el actual modelo para avanzar hacia uno nuevo donde sólo el catalán sea lengua oficial, dejando al castellano como una opción estrictamente familiar. Éste tampoco es el modelo de CCOO.

Una encuesta del GESOP de otoño de 2021 preguntaba por el acuerdo y el desacuerdo con el modelo de escuela catalana. Un 82% de la población mantiene el apoyo al modelo. Están a favor el 96,4% de las personas que tienen como lengua habitual el catalán, el 80,5% de las que se declaran bilingües y un 68,1% de las que tienen como lengua habitual el castellano. En diciembre de 2021, el CEO realizaba una encuesta prácticamente idéntica en la que los resultados muestran diferencias significativas. El apoyo a la inmersión desciende al 76% de las personas encuestadas. Entre las personas que se identifican como castellanohablantes, el apoyo cae al 50%. Esta encuesta constata también una creciente percepción conforme ya ha empeorado la situación del catalán. En medio de las dos encuestas se encuentra la última sentencia judicial y un debate mediático muy polarizado.

El compromiso de CCOO de Catalunya

CCOO de Catalunya reafirma su compromiso con la lengua catalana, la lengua propia de Catalunya, que se encuentra todavía en desventaja, y considera que es necesario un mayor esfuerzo de las administraciones y de las entidades para garantizar los derechos lingüísticos de toda la población .

Los derechos lingüísticos deben garantizar la igualdad lingüística de la ciudadanía, tanto de forma individual como colectiva. Los derechos lingüísticos de las personas que tienen como lengua familiar el catalán comportan que el resto de la población también debe conocerlo. De lo contrario, es imposible que puedan vivir normalmente en su propia lengua.

CCOO de Catalunya se posiciona con la mayor parte de la sociedad que desea un futuro plurilingüe, consciente de que supone ventajas culturales, académicas, laborales, sociales, vivenciales. El monolingüismo no es una opción que beneficie ni personal ni socialmente.

CCOO de Catalunya valora y apoya la construcción de consensos sociales, y se manifiesta contraria a la incitación del conflicto lingüístico en Cataluña. Rechaza la judicialización de la política también en el caso de la lengua catalana, que está produciendo decisiones incomprensibles desde el punto de vista pedagógico, lingístico y democrático. A pesar de la polarización, amplificada en los medios de comunicación, las encuestas indican que siguen existiendo posibilidades ciertas para la construcción de amplios consensos.

La promoción del uso y el reconocimiento de la lengua deben estar vinculados a la construcción colectiva de la sociedad en la que queremos convivir, con derechos, con prosperidad, con cohesión social. Es necesario ofrecer acciones atractivas, funcionales, vivas, en catalán.

Afianzamos, asimismo, el compromiso con la escuela catalana. La escuela no debe separar al alumnado por lengua ni por ningún otro motivo para cumplir uno de los objetivos principales que se le encargan: la base de la convivencia democrática.

Asimismo consideramos adecuado el uso de la inmersión como aproximación a la forma natural de aprender una lengua. La inmersión en el castellano está garantizada en la vida social y, a falta de la misma garantía para el catalán, la escuela debe procurar su aprendizaje. Consideramos que los cambios demográficos, tecnológicos y socioeducativos requieren una actualización metodológica del aprendizaje de las lenguas y un incremento de los recursos públicos que se dedican a ello. Debemos ser conscientes de que la segregación escolar, que se ha incrementado dolorosamente en Catalunya, opera contra la inmersión porque existen centros educativos con una presencia ínfima de alumnado catalanohablante. En estos centros, a falta de ámbito inmersivo, es necesario bajar ratios y multiplicar los recursos didácticos, además de actuar decididamente contra la misma segregación. La gente quiere que sus hijos y nietos hablen catalán, castellano, inglés, y más idiomas si cabe. Este plurilingüismo debe construirse a partir de la lengua propia de Cataluña como eje y con el reconocimiento de las lenguas familiares y la promoción del aprendizaje de más lenguas.

CCOO participó en la creación del marco de Somescola porque considera que la defensa del modelo de escuela debe hacerse desde el consenso y la pluralidad, con generosidad desde todas las organizaciones, huyendo de gesticulaciones y preservando al máximo la vida de los niños de la polarización política. Animamos a todas las entidades que forman parte de ella a perseverar en este espíritu.

Reforzar el conocimiento del catalán y su uso como lengua escolar es necesario pero no suficiente. Reforzar el catalán no se hace contra el castellano ni contra el inglés ni contra ninguna de las 200 lenguas familiares identificadas en Cataluña (probablemente hay más). Cualquier lengua se aprende haciendo cosas.

CCOO de Catalunya manifiesta su compromiso con la lengua catalana en el ámbito laboral, que no ha recibido ni la atención ni los recursos institucionales para conseguir la plena normalización lingüística.

El conocimiento y uso de las lenguas suma a favor de las oportunidades individuales y colectivas. Aprender idiomas no tiene contraindicaciones. CCOO entiende las lenguas como riqueza, comunicación, conocimiento, solidaridad y progreso, y condena el uso de las lenguas para generar exclusión o alimentar ámbitos de poder.

CCOO considera que es necesario referenciar las políticas lingüísticas en el Marco europeo de las lenguas, estimando el legado riquísimo que representan, permitiendo su evolución y mejorando el reconocimiento de todas las lenguas y todos los hablantes.

Las políticas de promoción de la lengua catalana por parte de los sucesivos gobiernos de la Generalitat se han estancado desde hace unos años y no han estado suficientemente atentas a los cambios culturales, sociales, tecnológicos y demográficos. Los gobiernos de España y de la Unión Europea no han hecho políticas para proteger el patrimonio lingüístico y cultural que representan a las lenguas, lo que consideramos que es su obligación.

Propuestas generales

  • Es necesario participar activamente en la construcción de un pacto por la lengua en Cataluña, conjuntamente con todas las organizaciones representativas de la sociedad catalana, con el objetivo de revisar y actualizar conjuntamente las acciones de las administraciones catalanas para garantizar los derechos lingüísticos.
    • Es necesario diagnosticar bien la situación lingística en ámbitos estratégicos. Por ello, es necesario promover la elaboración de mejores indicadores públicos y estudios que permitan seguir la evolución y tomar decisiones fundamentadas.
    • Es necesario comprometer al conjunto de la sociedad, empresas incluidas, para normalizar el uso de las lenguas. Debemos tener en cuenta que la globalización y la mercantilización del consumo cultural premian a las lenguas con más hablantes.
    • El sistema educativo necesita más recursos y nuevas orientaciones para adaptar las metodologías a situaciones actuales. Es necesario pensar específicamente en la formación no presencial.
    • Es necesario promover el uso del catalán en las universidades, consolidando su uso como lengua de ciencia y de investigación.
    • Hay que incorporar plenamente el catalán a los usos tecnológicos: digitalización, robotización, acceso masivo al ocio electrónico online, redes sociales, juegos y deportes, buscadores…
    • Debe prestarse atención a los cambios en el mapa de los medios de comunicación y elaborar compromisos y propuestas para asegurar la presencia del catalán y de la realidad de Cataluña.
    • Hay que atender especialmente a los contenidos lúdicos y culturales dirigidos al público infantil y juvenil.
    • Es necesario construir acuerdos referentes al uso del catalán en el mundo del trabajo.
  • El Gobierno de España debe desarrollar políticas que blinden los proyectos plurilingües del Estado y los derechos lingüísticos de los hablantes de lenguas propias distintas del castellano. Es necesario que se involucren de forma activa en la promoción y la protección del patrimonio lingüístico y cultural de todo el territorio.
    • Es necesario normalizar el uso del catalán en las administraciones del Estado para que puedan atender a la ciudadanía catalana en catalán.
    • Las administraciones del Estado deben utilizar el catalán en su propia comunicación, como, por ejemplo, en sus páginas web o en el caso de la Administración online.
    • Es necesario reconocer la unidad de la lengua catalana y potenciar mecanismos de cooperación entre la Comunidad Valenciana, las Islas Baleares y Cataluña.
    • El Gobierno español debe velar por la lengua catalana en el ámbito internacional, especialmente en la Unión Europea, proponiendo su reconocimiento y posibilitando su uso.
  • El Gobierno español debe colaborar, en uso de sus competencias legales, en la desjudicialización de la escuela catalana y en el reconocimiento de la voluntad del pueblo catalán expresada en las leyes aprobadas por el Parlament de Catalunya.
  • La Unión Europea debe reconocer el catalán como lengua comunitaria, promover su conocimiento y proteger a sus hablantes.
  • Es necesario promover la negociación de la actualización metodológica del aprendizaje de la lengua catalana y en lengua catalana en todos los niveles educativos, así como tomar las medidas necesarias para evitar cualquier tipo de segregación escolar.

Propuestas en el ámbito del trabajo y las relaciones laborales

CCOO de Catalunya afianza su compromiso con la lengua catalana en el mundo del trabajo, que es el marco principal de la acción del sindicato. Las trabajadoras y trabajadores, junto con sus organizaciones, han sido los principales agentes de normalización de las lenguas. Se echa de menos un compromiso equivalente de las administraciones y de la mayor parte de las empresas. En este sentido, es necesario:

  • Garantizar el uso del catalán en la negociación colectiva y garantizar, desde el Departament de Treball, la publicación en catalán de todos los convenios colectivos y de los acuerdos generales. Debe asegurarse la existencia de una versión catalana para los convenios de ámbito estatal.
  • Usar el diálogo social para consensuar y financiar la normalización lingüística en el ámbito laboral, en una actuación conjunta entre sindicatos, patronal y administración. Es necesario actuar para garantizar los derechos lingüísticos y contra toda desigualdad y segregación por motivos de origen o de lengua, e impulsar acuerdos que incluyan medidas destinadas a:
  • Garantizar el derecho a trabajar en catalán.
  • Impulsar el plurilingüismo como factor de competitividad en el contexto de la internacionalización de la economía en la que nos encontramos.
  • Facilitar el uso de herramientas y recursos tecnológicos que faciliten la comunicación plurilingüe.
  • Desarrollar planes de formación lingüística y de reciclaje en el marco de la formación continua para que el conjunto de los trabajadores y trabajadoras adquieran la competencia lingüística adecuada y suficiente para su puesto de trabajo. Esto es especialmente importante en el caso del personal de atención directa al público (clientela, proveedores y otras personas interlocutoras de la empresa) a fin de cumplir el deber de disponibilidad lingüística que establece la ley para garantizar los derechos lingüísticos de la ciudadanía.
  • Incluir planes de acogida lingüística para los trabajadores y trabajadoras extranjeros en el marco de un plan de gestión de la diversidad en la empresa.
  • Fomentar el uso del catalán entre las personas que lo desconocen o entre las que tienen conocimientos pero no lo usan y promover un cambio de hábitos lingüísticos en las personas catalanohablantes para que no cambien de lengua innecesariamente.
  • Prever la utilización de otras lenguas, aparte del catalán y del castellano, en el marco de las relaciones laborales y, especialmente, en las comunicaciones dirigidas de la empresa a los trabajadores y trabajadoras, con carácter transitorio y en función de la realidad lingüística de las plantillas.
  • Impulsar acuerdos de gestión de los usos lingüísticos en la empresa, que deben formar parte de la negociación colectiva para garantizar la implicación de todos los agentes en la regulación de los usos lingüísticos.
  • Avanzar para que las empresas que tienen su ámbito de actuación en Cataluña incorporen un compromiso con su entorno, con la incorporación del uso del catalán en la empresa, en el marco de la responsabilidad social corporativa, con la participación de los representantes de los trabajadores y trabajadoras, solicitando que el Departamento de Trabajo habilite un registro público, con el objetivo de difundir las iniciativas empresariales verificables, que también incluya el etiquetado, que se realicen en este sentido.
  • Mantener una línea de cooperación entre TERMCAT y las organizaciones laborales para la plasmación actualizada de la terminología laboral en el diccionario de la lengua catalana.
  • Promover la creación de un observatorio de las lenguas en el mundo del trabajo que permita disponer de datos ciertos que acompañen a la toma de decisiones.

Propuestas para avanzar en el uso del catalán en el sindicato

El sindicato, en estos años, ha desarrollado un proceso que ha permitido avanzar de forma positiva en el uso del catalán en todos los ámbitos. Para llevar a cabo esta labor, CCOO de Catalunya ha contado, desde 1988, con el Servicio Lingüístico, aparte de la acción cultural, de difusión, de formación, de pedagogía y de memoria democrática llevada a cabo por otras instancias del sindicato y la Fundación Cipriano García en todo tipo de actos, proyectos y publicaciones, empezando por la Lucha Obrera, una cabecera con cincuenta años de historia. Los ejes de actuación del Servicio Lingüístico en estos años han sido la promoción del conocimiento del catalán como premisa necesaria para poder usarlo, la apertura de ámbitos del mundo del trabajo en el que se pudiera utilizar la lengua catalana con normalidad y la promoción del vínculo emocional con la lengua catalana, para asegurar que la persona, una vez formada y establecidos los ámbitos de normalidad, quiera usarla. El Servicio Lingüístico de CCOO revisa anualmente alrededor de 5.000 páginas.

CCOO de Catalunya, en esta materia, se compromete, pues, a:

  • Garantizar el uso del catalán en las estructuras de CCOO de Catalunya y en los actos públicos del sindicato.
  • Promover el uso del catalán en la atención a las personas y en el asesoramiento sindical para que todo el que se dirija al sindicato pueda ser atendido en catalán y recibir los documentos en esta lengua. Es necesario establecer las medidas necesarias para capacitar a las personas que hacen asesoramiento sindical y que lo necesitan.
  • Incrementar el uso del catalán en el desarrollo de funciones del Gabinete Técnico Jurídico del sindicato para contribuir a la extensión del uso del catalán en un ámbito tan necesitado como es la Administración de justicia.
  • Promover actuaciones diversas para fomentar el uso del catalán entre las personas que se incorporen al mundo del trabajo y del sindicato.
  • Colaborar en crear un estándar útil para el mundo del trabajo que contenga las palabras y expresiones capaces de describir, categorizar y hacer visibles las realidades del mundo del trabajo de forma clara y comprensible.
  • Incrementar las actuaciones conjuntas entre CCOO de la Comunidad Valenciana, de las Islas Baleares y de Cataluña.
  • Incrementar los acuerdos y actuaciones conjuntas en referencia a la política lingüística con CCOO del País Vasco, Navarra, Galicia y los territorios de habla catalana en el ámbito del Galeuscat.
  • Consolidar el Servicio Lingüístico de CCOO de Catalunya.
  • Rehacer los acuerdos con la Generalitat para realizar la formación de lengua catalana adecuada y suficiente para desarrollar las tareas que tienen encomendadas tanto los cuadros sindicales como el personal laboral del sindicato.
  • Promover el mismo compromiso de CCOO de Catalunya en relación al aranés en el Vall d'Aran.
  • Difundir de forma periódica las acciones que realiza CCOO, los recursos que pone a disposición y los resultados que obtiene en relación con los derechos lingüísticos en el mundo del trabajo.

Barcelona, ​​21 de febrero de 2022