Desde CCOO de Catalunya valoramos positivamente la aprobación del Estatuto del becario con el acuerdo de los sindicatos de clase

Este mediodía se ha firmado, por último, el Estatuto del becario entre el Ministerio de Trabajo y los sindicatos de clase, CCOO y UGT. La firma de esta regulación de las prácticas no laborales (PNL) era uno de los compromisos del Gobierno después de la aprobación de la reforma laboral en el mes de diciembre de 2021. La normativa pasará a ser aprobada en forma de Decreto ley en el Consejo de Ministros y convalidada por la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados.

Desde CCOO de Catalunya valoramos positivamente la consecución de este pacto que debe implicar una mejoría sustancial de las condiciones de los estudiantes que hacen prácticas, en nuestro país. Hasta ahora, la ambigua regulación existente facilitaba el fraude empresarial, porque el estudiante acababa realizando tareas laborales y estructurales, desdibujando así la función formativa de las prácticas. La información que se ponía al alcance de los sindicatos para realizar el seguimiento de los estudiantes en nuestros centros de trabajo también se encontraba limitada.

A partir de ahora, no sólo los estudiantes en PNL gozarán de más derechos, tanto de compensación económica de gastos como de condiciones en el centro de trabajo, sino que la nueva legislación dotará de herramientas y garantías jurídicas a la lucha contra el fraude en las prácticas mediante la Inspección de Trabajo.

Entre los derechos que recoge el Estatut, se encuentran la compensación de gastos, la prevención de riesgos laborales, el establecimiento de descansos, los permisos para acudir al médico -incluyendo la no repercusión en la evaluación en el caso de las prácticas curriculares-, la compatibilidad entre estudios y prácticas, y la garantía de contar con una adecuada tutorización y formación por parte del centro de estudio y de la empresa.

Desgraciadamente, tanto la patronal como la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas se han posicionado en contra de esta mejora. Esperamos que los resultados positivos del Estatut demuestren que ni el sistema educativo ni el tejido productivo del país necesitan explotar estudiantes en unas prácticas en condiciones de trabajo indignas y obligados a trabajar gratis.