Economía circular

El modelo de la economía circular supone un cambio de paradigma en la forma de producir y consumir, ya que hace un uso lo más sostenible posible de las materias primas y la energía. Así se pretende desacoplar en lo posible la actividad económica y el bienestar del uso creciente de materiales y de energía. Implica cambiar el diseño, la forma de producir y consumir y el uso de los residuos como recurso. Esta transición hacia un modelo de economía circular es clave para conseguir un desarrollo sostenible, puesto que permite combinar el crecimiento económico con la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático.

En este apartado encontrará un conjunto de medidas que pueden contribuir a avanzar hacia una economía circular.